domingo, 26 de mayo de 2013

Bayern campeon de la Champions Ligue 2013

Bayern Munich conquistó el sábado la Liga de Campeones gracias a un gol del holandés Arjen Robben en el último minuto, que dio la victoria 2-1 al equipo de Jupp Heynckes ante Borussia Dortmund en la primera final alemana de la máxima competición europea. El triunfo, tras dos dolorosas derrotas en el 2010 y 2012, dio al Bayern la quinta Copa de Europa de su historia. También fue el segundo título con dos equipos diferentes en la cuenta particular de Heynckes, quien, como ya ocurriera tras ganar con el Real Madrid, dejará el club que acaba de hacer campeón a final de temporada. Campeón de la Bundesliga y de la Champs, los de Heynckes, que será reemplazado por Pep Guardiola, aspiran al triplete si logra imponerse al Stuttgart en la final de la Copa de Alemania la próxima semana. “Hemos logrado algo impresionante y nos da alas para la final de Copa de Alemania”, dijo Heynckes. “Estoy muy feliz. Ganar la Liga de Campeones por segunda vez, no es algo que le pase a todo el mundo”. “Mi sucesor [Guardiola] heredará un equipo que funciona perfectamente”, agregó. El Dortmund de Jurgen Klopp fue superior en varias fases de la final. Echó de menos a su estrella Mario Goetze, lesionado, y perdió lo que parecía una oportunidad única ante la amenaza de los grandes clubes del continente de pescar en la fábrica de talento de Klopp. “Volveremos”, aseguró un abatido Klopp. “Intentaremos estar en otra final”. Los tres goles llegaron en un loca segunda parte, que hizo las delicias de la afición alemana en un abarrotado Wembley. Ahogado en el embudo táctico de Dortmund durante buena parte del partido, Munich apeló a la calidad de sus jugadores para sacar petróleo de cada una de sus llegadas al área. Pudo ponerse por delante en la primera parte, pero un gigante Roman Weidenfeller lo evitó. A los 60 minutos, Robben recibió en el lateral del área un pase de Franck Ribery, apuró la línea de fondo y consiguió centrar ante la salida del arquero Weidenfeller para que el artillero croata Mario Mandzukic simplemente empujara el balón a la portería. Bayern se ponía en ventaja y parecía difícil que la final pudiera escaparse esta vez. Sin embargo, en una jugada bastante absurda, el defensa brasileño Dante cometió penal sobre Marco Reus. Ilkay Gundogan transformó la pena máxima batiendo a Manuel Neuer e igualó el partido a los 68 minutos. Klopp lamentó que al árbitro italiano Nicola Rizzoli no expulsara a Dante por doble amarilla, algo que dijo podría haber cambiado el signo del partido. El partido parecía irse al alargue. Pero fue Bayern quien más puso de su parte para evitarlo. Dortmund ya no llegaba a la presión como al principio. Primero Mats Hummels rebañó un balón casi en la línea de gol cuando llegaba Robben al remate. Después, Weidenfeller tapó un buen disparo de Bastian Schweinsteiger desde la frontal. “Dortmund nos puso en aprietos, sobre todo al principio”, admitió Heynckes. “Después del descanso supimos encontrar nuestro juego, ser más verticales y estar acertados”. Cuando la igualada parecía definitiva, apareció Robben. El volante holandés, criticado en el pasado por su desacierto en las finales, se convirtió en el héroe inesperado. En la primera parte desperdició dos clarísimas oportunidades de gol. Pero a los 89 minutos, casi en el último suspiro, otra vez Ribery filtró un pase casi de espaldas que Robben recogió como un puñal para romper la defensa del Dortmund en velocidad, salvar a Weidenfeller y anotar el gol de la victoria.

Reacciones:

0 comentarios: