domingo, 7 de diciembre de 2008

Victoria de Pacquiao ante De La Hoya


El filipino Manny Pacquiao se burló de los pronósticos y con boxeo rápido y preciso, dio una verdadera paliza al mexicanoestadunidense Óscar de la Hoya, para ganarle por nocáut técnico después de ocho asaltos, en pelea millonaria para ambos púgiles, pero que no reportó la asistencia esperada en el hotel casino MGM Grand de esta ciudad.

El astro filipino salió abajo en las apuestas, pero demostró su gran calidad al imponerse con amplitud y dejar a su rival con el rostro y orgullo mallugados.

Pacquiao consiguió la victoria 48 de su carrera, y el nocáut 36, frente a siete reveses y dos empates, mientras que el veterano De la Hoya sufrió su sexta derrota ante 39 triunfos.

“Fue el mejor hombre, merece la victoria y le deseo todo lo mejor. No tengo nada malo que decir de Pacquiao; le doy todo el crédito. Se preparó como un verdadero campeón”, admitió De la Hoya.

Y es que fue tal el castigo recibido que De la Hoya optó por no salir al noveno round, al decirle al árbitro Tony Week: “Freddie tenía razón, no tengo más nada”, con lo cual avalaba la opinión previa del entrenador de Pacquiao, el antiguo preparador suyo, Freddie Roach, uno de los pocos que había pronosticado el triunfo para el Pac Man.

“No estoy en shock; no estoy sorprendido en estos momentos de mi carrera por enfrentar a los grandes boxeadores como Manny; ya lo esperaba. Yo entrené muy duro, pero afuera es una cosa y arriba del ring es otra”, señaló el Golden Boy, de 35 años, quien para el combate se sometió a una preparación ardua bajo la dirección de Ignacio Beristáin.

Pero esta noche, el experimentado Beristáin, tras ver que su pupilo no pudo atender ninguna de sus instrucciones, optó por no dejarlo salir al noveno round para evitarle más castigo.

“Mi corazón todavía quiere seguir peleando, pero mi físico ya no está respondiendo; voy a pensar mucho para mis planes futuros”, comentó, aunque no confirmó su retiro: “Vamos a ver qué pasa”.

“Sigues siendo mi ídolo”, le dijo Pacquiao, cuando el ahora también promotor De la Hoya se acercó a felicitarlo en el ring, y le reviró: “No, ahora tú eres mi ídolo”.

Excepto el primer asalto, en el que De la Hoya rompió el intercambio de guantes y castigó amenazante con rápidas manos zurdas al rostro para llevarse el crédito, Pacquiao lo superó en todos los demás. Empezó con un volado de derecha que inflamó el ojo a De la Hoya, y después logró combinaciones a placer que terminaron por humillar al campeón olímpico y ex monarca en seis categorías en el terreno profesional.

Reacciones:

0 comentarios: